Iria Puyosa / ¿Demasiado Humano?
Índice de Artículos
Iria Puyosa / ¿Demasiado Humano?
Página 2
Página 3
Página 4

 

 

DE CALIGARI AL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD

 

El conflicto fáustico está planteado en la obra de Thomas Mann, como un contrapunto con la tragedia histórica que protagoniza Alemania en la época en que se escribió la novela. Acaso, Serenus Zeitblom ve Alemania con la mirada de Robert Weine y descubre en el pacto de Adrián Leverkühn, la presencia maligna del Doctor Caligari 3. Caligari es un hipnotizador de feria, pero también es un científico brillante que fácilmente podría recordarnos la imagen inicial del Fausto de Goethe. La película de Weine registra la atmósfera proclive a lo irracional que respiraban los alemanes en los años de la primera post-guerra. El poder hipnótico de Caligari y las manos no tan inocentes del sonámbulo Cesare son responsables de una pesadilla de crímenes. El paralelismo -bastante evidente- con la pesadilla real que puso la ciencia al servicio del nazismo, sirvió de fundamento para que Kracauer montara ese precioso objeto de propaganda que es su libro De Caligari a Hitler 4. Pero, el lector podría escoger ver Alemania desde el punto de vista de Leni Riefenstahl 5. Las imágenes con que Riefenstahl nos presenta la convención de Nüremberg, en 1933, recogen la obcecación del pueblo alemán, seducido por las promesas de supremacía y expansión hechas por el nazismo.

Recordar estos imaginarios fílmicos nos puede servir de ayuda para recuperar la percepción de los intelectuales alemanes sobre la problemática social de ese tiempo de las entreguerras, en el cual comienzan a irse a pique las utopías de la modernidad. Desde distintos puntos de vista, ambas películas - al igual que el Doktor Faustus - muestran el impacto en la cultura de los problemas que experimenta la sociedad alemana, en este período que va de la Primera a la Segunda Guerra Mundial. En primer lugar, los alemanes están sometidos a una difícil situación económica en la que concurren el desempleo, la inflación y el desabastecimiento. En el plano político, la derrota militar en la guerra del '14, lejos de traer un clima de paz produjo una exacerbación del nacionalismo y del belicismo, además de crear el clima propicio para que las masas desocupadas reclamaran un mesías autoritario que se va encarnar en Adolf Hitler. Los componentes económicos y políticos de la situación van a propiciar en el plano socio-cultural reacciones de racismo e intolerancia, que inciden negativamente en el desarrollo de la vida pública, las ideas y el arte.

Esta especie de tragedia de la cultura -en contraposición a los avances de la civilización- es una manifestación de las contradicciones que envuelven al hombre en momentos de crisis y lo obligan a escindirse para poder sobrevivir. Georg Simmel -uno de los filósofos que podemos leer entrelíneas en el Doktor Faustus- decía:

"Para el hombre profundo, no hay otra posibilidad de soportar la vida que una cierta dosis de superficialidad. Si se empeñara en pensar tan a fondo y en sentir de un modo tan profundo y hasta el final, como la naturaleza de ellos y la suya propia le reclama, los impulsos, los deberes, los afanes y los anhelos antagónicos e irreconciliables, saltaría hecho añicos, se volvería loco, tendría que huir de la vida. Más allá de cierto límite de profundidad, chocan de un modo tan radical y tan violento las líneas del ser, del querer y del deber ser, que tendrían necesariamente que desgarrarnos. Sólo evitando que desciendan por debajo de aquel límite, podemos mantenerlas lo suficientemente separadas para que sea posible la vida." 6

 


BAJO EL SIGNO DEL FIN

 

Serenus Zeitblom se halla invadido por un sentimiento de pérdida, es testigo de la más grave crisis del sistema social construido sobre el humanismo burgués. Así, escribe la biografía de Adrián Leverkühn y comenta el momento histórico que vive Alemania, sometido al desasosiego de que los cimientos que daban solidez a la cultura están a punto de derrumbarse. Para Zeitblom " no hay otra alternativa a la cultura que la barbarie" 7 . La idea de que los valores puedan modificarse por los cambios epistémicos y los cambios en la razón sistémica que rige el funcionamiento de la sociedad es admisible para este humanista anticuado únicamente en el plano del debate científico, pero no es aceptable desde una posición ética. Todo su discurso es una defensa del mundo del espíritu ordenado, la razón y la cultura inmutable. Por el contrario, en Adrián Leverkühn la criticidad moderna ha germinado en relativismo; sostiene que " La barbarie es lo contrario de la cultura, pero únicamente dentro del sistema de ideas que la cultura nos propone. Fuera de este sistema, es posible que lo contrario sea una cosa muy distinta o simplemente que no haya contrario" 8.

A la aspiración de un orden que normalice las relaciones entre los hombres, se impone la necesidad de incorporar a la cultura las fuerzas oscuras. De lo contrario el hombre escindido se pervierte; los excesos de la razón producen hijos torcidos. "¿Qué zona de lo humano, así fuere la más elevada, la más dignamente generosa, puede ser totalmente insensible a la influencia de las fuerzas infernales, más aún, puede renunciar a su fecundante contacto?", se pregunta Serenus Zeitblom 9. Habla el portavoz del humanismo apegado a las ya confirmadas tradiciones; su visión parcial de lo humano se pone en evidencia en el temor y el rechazo moral con que asocia lo demoníaco con las potencias de la creación y la genialidad. En su primera referencia a lo genial dice: "es innegable (...) que en esa radiante esfera la participación de lo demoníaco y contrario a la razón es inquietante; que existe una relación, generadora de un suave horror, entre ella y el imperio infernal, y que los mismos adjetivos que he tratado de aplicarle, <<noble>>, <<humanamente sana>>,<<armónica>>, no acaban de encajar perfectamente, incluso cuando (...) se trata de una sublime y genuina genialidad, dada, o impuesta por Dios, y no de una genialidad adquirida y perecedera, de la consunción pecaminosa y enfermiza de dones naturales, del cumplimiento de un oneroso contrato de enajenación..." 10

3   El gabinete del doctor Caligari (1919). Director: Robert Weine.
4   De Caligari a Hitler es una ambiciosa investigación de S. Kracauer, que abarca prácticamente toda la producción cinematográfica alemana del período de entreguerras, e intenta con mucho poder de sugestión probar la hipótesis de que el ascenso de Hitler ya estaba prefigurado en el inconsciente colectivo alemán con las imágenes de Nosferatu, el Golem, el robot de Metrópolis y el propio doctor Caligari.
5   El triunfo de la voluntad (1936). Director: Leni Riefenstahl.
6  Simmel, Georg. Citado por Georg Lukacs en El asalto de la razón. Pág. 370.
7   MANN, Thomas. Doktor Faustus. Pág.73.
8   Ídem.
9   Ibíd. Pág. 14.
10  MANN, Thomas. Doktor Faustus. Pág. 9.



 

Zona Moebius
Año 7
febrero 2009

 

 

Etapa anterior
Archivo 2003 / 2008

 

 

 

Free template 'Colorfall-azul' by [ Anch ] Gorsk.net Studio. Please, don't remove this hidden copyleft!