descarga las
25 Músicas de Fondo
desde enero 2005 a junio 2006
formato PDF - 1 MB
 
 
ANTERIORES
 
De la carta que no llegó
Corpus Meus
Del Uno y del Otro
Presencia y Ausencia
La tierra prometida
La vispera
Pedro Páramo
Gracias por el fuego
El botín en el ángulo oscuro
Cra, cra, cra...
El rostro que amo
La campana de cristal
El agua que no se agota
Ay..
Canción de cuna
Edgard Guillén
El Paraíso en la otra esquina
Imagine
El llamado de la puerta
María Sócrates
El territorio del animal desposeído
Los Reinos del hombre
A la memoria y al olvido de Joyce Vincent
Lo que el viento se llevó
Claro de luna
El secreto de los olivos
Se equivocó la paloma
Moby Dick
Bonjour tristesse
La barca
Tsian Fu: la muchacha que llora
De aquel que se quedó sólo con su cuerpo y con su alma
La ventana de Paul Valery
El ruego
Jorge Alania Vera
 

Mientras viajas tan lejos, niño mío, yo me ausento de mí para encontrarte. Nuestros ahora son y por cinco años, los vastos territorios del recuerdo. Formas que son del tiempo, voces que son del alma. Estás en mí. Estoy en ti. Nos separan las horas y una larga puesta del sol. Nos acercan los mares y la música. Partiste. Te has llevado las flores y los cántaros. Me has dejado los surcos y la fuente. Así tenía que ser. Flecha que vuela alto y vuela mucho (como el significado de tu nombre). La vida es una perspectiva, lo se, pero ahora en la intensidad de esta larga vigilia siento que es sólo un punto en el mapa donde en este instante estás tú. Y estoy yo, unidos y separados por el río que de un confín a otro es el mágico espejo de la vida. Tu rostro está en los libros que más quiero. El peso de tu mano en mis espaldas. Tus gestos incrustados en las cosas que ahora tienen un sentido especial: el reloj, el llavero, el teléfono, la lámpara de noche. Las huellas invisibles de tus ojos. Tu manera de hablar, de callar, de estar presente en medio de la ausencia.

¡Oh Virgen de Fujen, cuida a mi niño!

¡Oh árbol Bo, ampáralo bajo tus ramas y tu sombra!

¡Oh Luna detenida sobre el aeropuerto de Taoyuan, alumbra todas las noches su sendero!

¡Oh Fortaleza de Taushun, guárdalo como guardo yo su mirada hasta que vuelva!

¡Oh Templo de Laughan, acógelo en los atardeceres y el silencio!

¡Oh Arco de Quemoy bajo la lluvia, bajo el sol, bajo las misteriosas formas de la nube, celebra su deseo de alcanzar el umbral que debemos cruzar para ser hombres!

¡Oh Río del Amor, dile con tu torrente que lo amo!

¡Oh cielo del verano, cúbrelo con tu luz mientras se duerme, tú, que atesoras la clave con la que se comunicaban los guerreros que acabaron con la dinastía Yuan!

¡Oh poeta que desciendes del monte Tong y penetras en el hondo valle del otoño, cántale las canciones que le gustan!

¡Oh bambú, Oh junco, Oh crisantemo, florezcan para él aunque nadie los vea. Yo los veré desde este hermoso páramo del mundo!

¡Oh Dragón amarillo, sea con él tu fuerza para siempre!

 

© Prasit Imtanavanich


fotografía:© Prasit Imtanavanich

Menú

 

||| Información |Contacto |Archivo ||


Copyright © 2003 - 2007 zonamoebius.com

Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor
Todos los derechos reservados.