Dave Grusin - Migration

Fernando Acevedo

Emigrar representa también volver: a un lugar que nos es querido, que nunca hemos abandonado del todo en nuestra mente porque en él nos encontramos bien. Regresar a donde nos sentimos como en casa.

Me sucedió hace poco más de un mes cuando decidí, luego de años de no hacerlo, emprender lo que una querida amiga y yo solíamos llamar “una expedición punitiva a la tienda de discos”. Hice una cita con mi pasado y me abandoné al impulso irrefrenable de la búsqueda de aquello que una vez me perteneció y vendí. Entre los discos con los cuales me rehice se encuentra uno del músico Dave Grusin.

Una de las principales características del álbum Migration es la de cubrir una amplia gama de variaciones rítmicas, cosa natural al género jazzístico al que pertenece. En él podemos pasar del jazz contrapunteado de Punta del Soul al ritmo casi caribeño de Southwest Passage, y de allí al reflexivo y melódico First-Time Love, por citar las primeras tres piezas.

Otra característica, común a todos los trabajos de Grusin (y afortunadamente a la de muchos otros ejemplos de jazz fusion actuales) es que, a diferencia de muchos productos de otros géneros cuya orientación es casi exclusivamente comercial, Migration no se compra para quedarnos al final únicamente sólo con dos o tres piezas, sino para escucharlo y degustarlo por entero.

Mención honorífica a las últimas cinco piezas reunidas bajo el título de Suite for the Milagro Beanfield War (“The Milagro beanfield war” es el título de la película homónima que en español vimos proyectada con el nombre de “Un lugar llamado Milagro”, y por la cual Grusin obtuvo una nominación al Oscar por la mejor Banda Sonora Original en 1988), destacando especialmente Fiesta, donde Grusin emplea (de nuevo) el contrapunto y agrega un toque final muy mexicano, despidiendo el CD con sonidos de Mariachi.

No queda más que destacar las contribuciones al álbum de artistas del calibre del saxofonista Branford Marsalis, las baterías de Omar Hakim y Harvey Mason, el “flugelhorn” de Hugh Masakela, los bajos extraordinarios de Marcus Miller y Abraham Laboriel, las percusiones de Mike Fisher, la guitarra de Carlos Ríos y la colaboración especial del también magnífico pianista, su hermano Don Grusin, en la programación de los sintetizadores.

Si se ama el jazz fusion, Migration de Dave Grusin es un disco imperdible.

[Escuchar un fragmento en la sección ASTERIÓN]


Dave Grusin – Migration
GRP, 1989
Catálogo GRP 95922


Menú

||| Información |Contacto |Archivo ||

Copyright © 2003- 2004 zonamoebius.com

Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor
Todos los derechos reservados
.