Breve reseña de un planeta
(un caos concreto)
Ricardo Ruiz

Un amigo, como sólo un amigo puede hacerlo, regala aún más de lo que sabe y otorga más de lo que ofrece. Días atrás me ofreció presentar a un poeta brasileño o mejor, a la parte poeta de un brasileño, y al pedirme esto me hizo un regalo inesperado, un planeta. Un enorme y brillante planeta.
El planeta Miranda, un mundo sorprendente que es su propio sol y ilumina a quien se acerca. Un planeta que gira sobre sí mismo pero cuyo eje son los demás y su órbita nos abarca. Un planeta pleno de misterios, pero sin cara oculta. Un mundo lleno de dioses, falsos como dioses, y de mujeres y hombres que los sobreviven para hacer de ese (este) mundo otro mundo “maravilloso vil maravilloso”.
Anverso, reverso, diverso y verso perverso de nuestro mundo y que habita en él. Lenguaje como virus y virus del lenguaje.
Este planeta Antonio Miranda, nacido Antonio Lisboa de Carvalho Miranda, un 5 de agosto de 1940, (estamos a tres días de su aniversario. Parabens), brasileiro brasiliense, vive actualmente en Brasilia, maranhense de origen, carioca de formación y “renacentista” en ejercicio. Poeta, escritor, escultor, docente, bibliotecólogo, dramaturgo es, entre tantos etcéteras, miembro de la Academia de Letras del Distrito Federal, profesor y Jefe del Departamento de Ciencia de la Información y Documentación de la Universidad de Brasilia y Consultor en planeamiento y arquitectura de bibliotecas y centros de documentación.
Escritor de poesía desde pequeño y poeta experimentalista a partir de su descubrimiento del surrealismo, dadaísmo y sobre todo del concretismo y neo concretismo, funda el “poegoespacialismo”, una singular conjunción de poesía concreta y arte visual. Un ejemplo de “poegoespacio”, “Desembarque”, de 1959, fue expuesto aquí en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, en la muestra de Arte Madí de 1962.
Amigo de Manucho Mujica Laínez, sobre quien escribió “Manucho y el Laberinto”, vivió un tiempo en Bs. As. donde expuso sus trabajos y publicó en el suplemento literario de La Nación y algunos textos en el diario vanguardista Diagonal Cero de La Plata.
Ligado generacionalmente a la poesía de protesta de fines de los años sesenta, culmina ese período con “Tu país está felíz”, obra sarcástica y ecléctica que, representada como pieza teatral en Caracas, Venezuela, dio origen al grupo de teatro “Rajatabla”, hoy Fundación Rajatabla, cofundada junto al director de teatro Carlos Giménez y al músico venezolano Xulio Formoso en 1971. Fundación que es hoy escuela de teatro, café concert, y teatro, en la capital venezolana.
Esta obra, que con escándalo para los patrones morales de la época incluía un desnudo colectivo, acabó siendo un suceso histórico.
En el mismo sentido su obra de 1973 “Calzoncillos con nubes”, tumultuosamente estrenada en el Teatro Popular de Bogotá, Colombia, con amenazas de la derecha por su carácter “nada edificante” y de la izquierda maoísta por la supuesta ausencia de un final “revolucionario”. O de la Iglesia con el estreno de “Jesucristo Astronauta”, considerando herético y pernicioso a este auto sacramental sobre lo profano y lo divino.
En su obra poética los temas centrales una y otra vez revisitados, según el autor, son: el cuerpo, el tiempo, el amor transitorio o trascendente, el agnosticismo y los símbolos, y las llagas nacionales, analizadas desde su concepción de “pesimismo activo” ligado cercanamente con el pensamiento de Walter Benjamín, propuesta que amplía hacia una integración de las artes incorporando el dramatismo teatral, ritmos de la música o invocando elementos formales de las artes visuales.
Una poesía que en sus libros mantiene una unidad temática y una homogeneidad conceptual, buscando en cada uno un registro particular para expresarse. En “Canto Brasilia” (2002), donde a través de un lenguaje despojado y minimalista coloca al Brasil como escenario de las utopías desarrollistas e integracionistas que llevaron a la construcción de la nueva capital del país. O en “Brasil, Brasis” (1999) reflexionando sobre el proceso histórico de la nacionalidad a los 500 años del llamado “descubrimiento”.
En “Per ver sos” (2003), el hilo conductor, anárquico e iconoclasta, es su indagación sobre la sexualidad y la existencia humanas, sin dejar de lado las adversas relaciones político-sociales en las que vivimos. “Registrar un poema / en el corazón de América / en la conciencia del mundo / un poema sucio / (que es el más limpio de todos). / Pervertir los sentidos / en busca de los sentidos.” O en “San Fernando Beira Mar” (2004), de la colección de Cantigas de Escarnio e Maldizer, un fortísimo poema, “documento de cultura, documento de barbarie”, (Frederic Jameson citando a Benjamín), sobre la situación social en América.
Su último libro “Retratos & poesía reunida” (2004), su próxima obra “Terra Brasilis” y sus indagaciones sobre la “metapoesía”, los poemas sobre poesía en la historia de la poesía brasilera, son apenas una parte de este inmenso planeta, una cartografía incompleta que muestra sólo alguno de sus continentes y de sus océanos. Pero ya que lo tenemos con nosotros, tocándonos con su atmósfera, circunvalándonos, girando en nuestro cielo, aterricemos en él.

2 de agosto de 2005



Copyright © 2003- 2005 zonamoebius.com

Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor
Todos los derechos reservados