Melinda, o la luz
Antonio Mengs

Hacer una película como un suspiro y en ese suspirar llorar y reír incrementando paso a paso y suavemente la tensión del impulso vital; pasar de la oscuridad inicial de la sala a un único, luminoso instante de oscuridad final; y que el puente de imágenes por el que cruzamos de una a otra nos haga más leves, posando la inteligencia en brazos de la emoción y llevando la emoción al umbral de la más encendida desnudez: esto es lo que sucede en Melinda y Melinda, tal vez esa obra maestra que, como el mismo Woody Allen ha reconocido en varias ocasiones, no había logrado hasta ahora.

En escena los conflictos sentimentales, la desesperación en la ruptura y la ilusión del inesperado encuentro, las afinidades sorprendidas, la desapasionada costumbre, es decir, aquellas cuestiones que el director, film tras film, ha rodeado desde ángulos distintos procurando la búsqueda del sentido, de ese sentido falto a las clases medias occidentales, perplejas ante la confusión sentimental en la que se desenvuelve una vida de pequeñas y grandes tragedias e interrogantes eternamente postergados.

Melinda y Melinda encuentra el sentido, no como un lema expresable, sino en el ejercicio de su maestría artística. Cabría preguntarse cuál de las dos lo encuentra, si la Melinda trágica o la Melinda cómica. Y extendernos sobre la vieja cuestión de si no hay acaso comedia en la tragedia, tragedia en la comedia. Sospechamos que Allen se ha estado planteando a lo largo de su obra, de un modo tal vez no muy evidente, la pregunta acerca de la esencia de la comedia, y es probable que este aspecto nos haya pasado inadvertido a los espectadores. En el presente film nos transmite lo que ha logrado saber sobre esa esencia, descubrimiento de naturaleza artística indisolublemente asociado a la noción de sentido.

No es posible desvelar el hilo conductor de la trama sin privar al futuro espectador de uno de los mayores alicientes del film, por lo que nos abstendremos de comentarlo. Se puede señalar, no obstante, que en Melinda se emplea una serie de técnicas de las que ha hecho uso el director en anteriores películas, si bien no de un modo tan suelto, con tan suave transición y tan a tiempo, que logren imprimir al conjunto su naturalidad característica. El espectador entra en el juego de la verosimilitud con una historia que habla a su vez de dos historias, en las cuales un elemento mágico —que nos es familiar desde la infancia— produce el giro imprevisto del destino; la supuesta intervención del deus ex machina hace humorístico acto de presencia; el flashback se insinúa en la mente del espectador y cuando esperamos casi por instinto las escenas del pasado porque el clima general parece conducir a ellas, se omiten, lo cual refleja tal vez con mayor exactitud la impresión que dejan los hechos en la memoria con el paso del tiempo: un logro magistral.

Junto al Bach más intimista del clave bien temperado, el jazz, que nos retrotrae a la época dorada de Hollywood, la de las grandes comedias, ya no es nostalgia o cita como sucediera en otras películas de Allen, sino que se entrelaza con el film prestándole apoyo ambiental a la vez que obtiene en él su propia revitalización. Observando con cierta perspectiva el planteamiento argumental, hay momentos en que, salvando las distancias, parece como si estuviéramos presenciando una película heredera de Frank Capra, con la diferencia de que Woody Allen bromea en serio sobre el más allá, pero encuentra un valor intrínseco a la vida. ¿Dónde? No se sabe, pero está ahí.

La interpretación de la actriz principal, Radha Mitchell, es formidable y el resto del reparto no le va a la zaga. El ritmo carece de interrupciones, el final tiene una fuerza tremenda, mas sin violencia y sin desconcertarnos salvo lo justo para comprender… Todo aquello que Woody Allen ha ensayado y buscado en películas anteriores encaja en ésta a la perfección, tanto desde el punto de vista técnico como del referencial. Y aún así, la película da más.

Melinda y Melinda es un gran film, el de un director que ha seguido fiel a su propia línea, con breves ex cursos, buscando ininterrumpidamente perfeccionarla. Pero además, hay en ella una sabia visión integradora del caos, por completo inédita hasta para los incondicionales del director y a la vez muy antigua. Después de verla uno tiene la sensación de haber comprendido la belleza de la vida en su más hondo y lúdico sentido; y luego de muchas emociones, llantos, desesperación, ansiedad, amor y risas, nos hace partícipes en el recuerdo de una hermosa y misteriosa serenidad.


Melinda & Melinda, EEUU, 2004. Director: Woody Allen. Guión: Woody Allen. Producción: Letty Aronson. Fotografía: Vilmos Zsigmond. Montaje: Alisa Lepselter. Dirección artística: Tom Warren. Intérpretes: Chiwetel Ejiofor, Will Ferrell, John Lee Miller, Radha Mitchell, Amanda Peet, Chlöe Sevigny, Wallace Shawn.

Menú

|| Información |Contacto |Archivo ||


Copyright © 2003-2006 zonamoebius.com

Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor
Todos los derechos reservados