El pasamontañas de Michel Foucault
Pablo Gamba


estandarteHa sido una larga marcha por un camino que ha pavimentado el amor a primera vista del público bienpensante. La ruta ha estado flanqueada por luminosas consignas: "Caminar preguntando", "Mandar obedeciendo", "Un mundo donde quepan muchos mundos"... Hace diez años, en la madrugada del 1º de enero de 1994, siete presidencias municipales del estado de Chiapas, en el sureste de México, fueron tomadas por un grupo rebelde armado; así comenzó la guerra que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) le declaró al "supremo gobierno" de México.

En esa primera ofensiva, los zapatistas sufrieron un inesperado tropiezo que resultó sumamente fructífero para ellos. "El EZLN se encontró con un mundo diferente, un escenario que no contemplaban, un panorama que nunca imaginaron. Un mundo que entendió sus causas pero que marchó y se movilizó para que callaran los fusiles de ambos lados", explica Gloria Muñoz Ramírez en su libro 20 y 10 el fuego y la palabra (La Jornada Ediciones y revista Rebeldía, 2003), que acaba de ser publicado en México. "Fue un momento decisivo para la historia del EZLN, pues ante la disyuntiva de escuchar a la sociedad civil, detenerse y enfrentar un mundo desconocido, para el que obviamente no estaba preparado; o, de otra manera, continuar con la lucha armada, para la que sí se preparó durante diez largos años, optó por lo primero y se dispuso, a partir de ese momento, a utilizar la palabra como principal arma, a escuchar, a preguntar y a tratar de entender los reclamos de esa sociedad civil que lo apoyó, pero no lo siguió con un fusil en el hombro".

Marcos 1994Esa disposición al diálogo, sin embargo, no explica por sí sola el genio y figura del movimiento. Para eso ha sido decisivo también el subcomandante Marcos. En 20 + 10, Marcos hace autocrítica por el sobredimensionamiento del personaje enmascarado que se convirtió en emblema del movimiento, y explica en qué consiste realmente la estrategia de los rebeldes, no siempre perceptible en el fondo de la cobertura mediática. "Nosotros distinguiríamos tres grandes ejes", dice. "El eje del fuego, que se refiere a las acciones militares. El eje de la palabra, que se refiere a encuentros, diálogos, comunicados, donde está la palabra o el silencio, es decir, la ausencia de palabra. El tercer eje sería la columna vertebral y se refiere al proceso organizativo o a la forma en que se va desarrollando la organización de los pueblos zapatistas".

Durante los 10 años previos al comienzo de la lucha armada, el eje predominante fue, obviamente, el del fuego. Pero la palabra prevaleció hasta la llamada Marcha del Color de la Tierra de 2002. Esa movilización llevó a los insurgentes desde Chiapas hasta Ciudad de México, al frente de una multitudinaria manifestación, y permitió que la comandante Esther se dirigiera al Congreso para denunciar la situación de los indígenas en México y defender una iniciativa de reforma constitucional que surgió de los Acuerdos de San Andrés entre los zapatistas y la Comisión de Concordia y Pacificación del parlamento (Cocopa).

EstherAunque hay monolitos políticos que la presión popular ha logrado agrietar, al parecer eso no fue lo que ocurrió en México, a pesar de que el Partido Revolucionario Institucional acababa de ser derrotado por primera vez en unas elecciones presidenciales. Dejando de lado los acuerdos y desoyendo el mensaje de la marcha, el Senado aprobó una enmienda que no incluyó dos aspectos fundamentales: los pueblos indios no fueron reconocidos como entidades de derecho y no se les otorgó el derecho a ejercer la autodeterminación sobre los territorios donde habitan. Ese fue otro momento decisivo del andar del grupo insurrecto. "Los pueblos zapatistas ratificaron hacer de la resistencia su principal arma de lucha", expresó el subcomandante Marcos en un comunicado, el 19 de julio de 2003.

El principal eje de esa resistencia es la organización. Si bien desde 1994 los insurgentes comenzaron a crear Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas (Marez), en la "Treceava Estela" del 5 de julio 2003 proclamaron que el ejercicio de la autonomía indígena era por fin una realidad. Como institución complementaria de los Marez, anunciaron la creación de Juntas de Buen Gobierno, para contrarrestar los desequilibrios en el desarrollo de los municipios autónomos y las comunidades, solucionar los conflictos con los municipios gubernamentales y atender las denuncias, entre otras actividades.

zócalotoluca

"El EZLN ya se presenta como una alternativa no sólo en la palabra, sino también en la práctica", dice el subcomandante Marcos en 20 y 10. "No estoy hablando de un ejemplo a seguir ni de una guía para la acción, sino como un referente. El EZLN tiene un perfil político práctico que ofrecer a la hora que dialoga con otros. Un referente político-práctico, civil y pacífico, porque el referente que teníamos era el de una organización armada, el de que había que organizarse y levantarse en armas. La creación de las Juntas de Buen Gobierno y los municipios autónomos significan ya otra alternativa, otra opción o referente para la sociedad. Una especie de ensayo de otro mundo posible que es el que se está tratando de construir en las comunidades indígenas".

graffitiPero de ninguna manera puede pasarse por alto que lo que sucede en Chiapas es una guerra que ha producido muertes en combate, tanto de zapatistas como de soldados del Ejército. Tampoco han faltado en el conflicto los asesinatos cometidos por grupos paramilitares, como la masacre de la comunidad de Acteal, en la cual murieron 45 indígenas en 1997. El pasamontañas es algo más que un emblema, y si además de cubrir sus rostros con pañuelos los indígenas no supieran usar el fusil, es posible que al simpático Marcos lo hubieran callado hace rato de un balazo.

Como guerrilla amiga del diálogo, el EZLN es toda una paradoja. Y no menos paradójica resultó su Cuarta Declaración de la Selva Lacandona del 1º de enero de 1996, en la cual convocaron a la sociedad civil mexicana a constituir una fuerza política que no aspire a tomar el poder. "Una fuerza política que pueda organizar la solución de los problemas colectivos aun sin la intervención de los partidos políticos y del gobierno", explicaron. "No necesitamos pedir permiso para ser libres. La función de gobierno es prerrogativa de la sociedad y es su derecho ejercer esa función".

Virgen de GuadalupePara entender por qué los zapatistas han adoptado esa posición, podríamos colocarle un pasamontañas negro a esto que dijo Michel Foucault, el 14 de enero de 1976 en el College de France: "Se trata [...] de coger al poder en sus extremidades, en sus confines últimos [...], sobre todo allí, donde, saltando por encima de las reglas de derecho que lo organizan y lo delimitan, se extiende más allá de ellas, se inviste en instituciones, adopta la forma de técnicas y proporciona instrumentos de intervención material incluso violentos" (1) . En los confines más remotos del territorio mexicano, a los pies de la pirámide del Estado, en cuya cúspide se encuentra la instancia legisladora que frustró la reforma constitucional, merodean impunemente los paramilitares asesinos. Allí el poder abandona su cauce jurídico y desata la violencia armada contra el pueblo supuestamente soberano. Allí sería, precisamente, donde es más importante enfrentarlo.

Desde este punto de vista, el EZLN constituye no sólo una referencia por el camino que ha recorrido, sino sobre todo porque sabe adónde no quiere llegar. Probablemente el destino de los radicales sea permanecer siempre en un lugar de resistencia, en todo caso de oposición, para preservar desde allí el derecho a vivir y a luchar sin abandonar la lucidez que conduce a las interrogantes y las paradojas. Ellas también tienen su forma de mostrar la verdad.

(1) En Microfísica del poder, Madrid, La Piqueta, 191, p. 142.


Correo electrónico: pablogamba@hotmail.com
URL: www.angelfire.com/rebellion/pablogamba

Menú
||| Información |Contacto |Archivo ||

Copyright © 2003-2006 zonamoebius.com

Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor
Todos los derechos reservados.