"Tengo algo que anunciar…"
Iria Puyosa
 

Cuando en la cena dominical de los Chu, alguien pronuncia las palabras "Tengo algo que anunciar…" el espectador sabe que viene otro cambio en la vida de esta familia taiwanesa. Nada extraordinario. Las vidas del chef Tao Chu y sus tres hijas (una maestra de química, una ejecutiva de una aerolínea y una estudiante universitaria) son conmovidas por sucesos comunes: ascensos, mudanzas, pérdidas de dinero, enfermedades, funerales, embarazos, bodas. Quizás uno de los aspectos más sorprendentes de Yin shi nan nu (Comer, beber, amar, 1994) sea descubrir que la típica vida familiar en Taipei, es bastante parecida a la típica vida familiar en cualquier ciudad del mundo. Nada de exotismo y total ausencia de artes marciales. Una desilusión para quienes busquen reencontrarse con una imagen estereotipada de Asia.

Yin shi nan nu (Comer, beber, amar) fue el tercer largometraje en la carrera de Ang Lee. Es considerado el tercer episodio de una trilogía informal sobre la familia taiwanesa ("Los padres saben más") que comienza con Tui shou (Manos que empujan, 1992) y continúa con Hsi yen (El banquete de bodas, 1993). Aunque en 1995 arrasó en los premios del cine independiente que se entregan en Hollywood una semana antes del Oscar (ganó mejor director, mejor guión, mejor actriz principal y mejor actor principal), Yin shi nan nu (Comer, beber, amar) no tuvo mucha difusión internacional. Es a partir de su lanzamiento en DVD el año pasado, cuando esta película ha podido comenzar a ser vista por una audiencia cinematográfica un poco más amplia.

La filmografía de Lee muestra dos caras. La primera faceta es la de un autor cinematográfico interesado en temas como la vida familiar, la brecha generacional, la búsqueda de la pareja y las tradiciones asiáticas. La segunda faceta es la del eficiente hacedor de películas impactantes al gusto de Hollywood, como el melodrama ambientado en el siglo XVIII, Sense and Sensibility (Sensatez y sentimiento, 1995). Hasta ahora las dos facetas de Ang Lee sólo se han mostrado juntas en el drama de guerreros Wo hu cang long (Tigre agazapado, dragón oculto, 2000).

No obstante el interés de Lee por las tradiciones asiáticas, la trama de Yin shi nan nu (Comer, beber, amar) recalca lo inevitable (y lo deseable) del cambio. Aunque algunas cosas, como la cena dominical, permanecen.

Tal como dice el propio Lee hablando de la cultura china "Nosotros obedecemos al misterio de la creación y tratamos de ser humildes y reducir nuestros deseos, hasta que explotamos. Entonces es el caos, después la gente encuentra un nuevo balance. Así es como la sociedad funciona" (MovieMaker, 2001). Estos subyacentes temas son más importantes que la trama quizás predecible de las historias de amor de las tres hijas del chef Chu. Otro punto a favor es la naturalidad en la mayoría de las actuaciones, con la excepción de Kuei-Mei-Yang, quien interpreta a la hija mayor, la maestra, y luce un estilo de telenovela.

En esta película, la cocina como arte tiene un lugar central. La preparación de la comida y el servicio de la mesa son parte de un ritual, que el trabajo fotográfico de Jong Lin muestra con precisión y eficacia. No hay trazos del sentimentalismo de Babettes gæstebud (El festín de Babbete, 1987), así que no tienen que preocuparse por tener pañuelos a la mano. La película de Lee tiene un delicado buen gusto, con un poco de ginger para recuperar el paladar pero no demasiado como para no opacar el resto de los sabores de una buena película.



Yin shi nan nu (Comer, beber, amar). Dirección: Ang Lee. Guión: Ang Lee, James Schamus y Hui-Ling Wang. Montaje: Tim Squyres. Fotografía: Jong Lin. Música: Mader. Intérpretes: Sihung Lung (Chu), Chien-lien Wu (Jia-Chien), Kuei-Mei Yang (Jia-Jen) y Yu-Wen Wang (Jia-Ning). Taiwan, 1994


Menú

|| Información |Contacto |Archivo ||

Copyright © 2003-2006 zonamoebius.com

Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor
Todos los derechos reservados.