Safrika

 

 


Eres el doctor incienso la madre hierba

el chico calavera
el zapato sucio
la suela pegajosa
de coca cola que se volcó en un tren
sabes a ensalada a algas y el pelo
casi caído es fino como un filo de bisturí
cansino amor
la cafetera danza, habitación arriba
cabeza abajo
las escaleras dibujan el adiós

*

La verdad es que estoy más suave
Y no me he comido estos platos, los manjares deliciosos
Del edén de los guijarros y las playas.
Puede decirse que he servido cerca de los enclaves bárbaros
Y he retrasado relojes de arena con sabia mano.
Huraña como un pato ciego,
Leve como un singular gritito
Niña, qué loca, que traidora, que fútil
Cómo te paseas en San Juan con las bragas rotas
Playa larga, dejando las huellas húmedas
De caracola abandonada

*


Me aturdes, me paso el tiempo intentando
Salvarme no quedarme demasiado muda no exceder
mi cupo de palabras malsonantes
Pretendo
Estar a la altura de las circunstancias
Saber que quieres comer a que hora te iras a dormir
si estarás de buen humor hasta entrada
La madrugada
Me muero.
Me muero.
Me muero.
No hago más que fumar
Cerca de los bares
En los servicios
En las avenidas.
Ya sabes
No hago más que girar a tu alrededor, como un planeta enfermo.

*

Los celos hacen
Que (¡realmente!)
Me crezcan las uñas.
Así que las pinto de negro
Y después
Te araño,
Jubilosa y agradecida
Descarriada como una oveja
De ojos saltones.
Pretendiéndote
Como el otorrinolaringólogo
A su enfermera.

*

He hecho el amor con tu sombra, sustituta derramada
En los pasillos de mi cabeza
Como siempre de esa manera urgente o arrebatada.
Parece que arañando los lienzos blancos,
tus pupilas desabrochadas,
y las palabras guarras, temblando al borde de los labios
con esa forma enredada en la saliva
He hecho el amor con tu sombra extendida en el suelo
de mi cuarto, como la silueta caótica de un cadáver pintada
en las baldosas,
he pisoteado los poemas,
ya ni siquiera los quemo
supongo que esto
trae tarquín a la superficie (arrepentimientos)
y todo esto es todo esto:
Delirio provocación esclavitud necesidad miedo
Obsesión represión tristeza algo de sudor
y pelos del gato en la ropa
Me siento mala y un poco enferma.
Por lo tanto, sin novedades:
Ni los gritos de dolor enajenado
Hematomas cáusticos en los glúteos
(sólo la muerte la muerte la muerte)
Hay cuchillas de afeitar, cuerdas
Gas y un arma de fuego
La elección es difícil
No se trata de una votación
(hace un segundo he estrujado mis tetas con la mano izquierda)
son pequeñas, se hinchan, para ti.
Miro a la pared desconchada en sueños por arañas de patas
afiladas, que digieren la pintura en alarde extravagante
Me hago a un lado en la cama esperando no sé el qué.
Haciendo sombras al contraluz de la lamparilla
Tus manos, tus manos, tus manos.
Hice el amor.
Con tu sombra dormida en mi maleta
Y en mi mano izquierda.

*


ESTA CHICA ENVEJECIDA

Cómo se evocan los otros cuartos desde éste
y que magnifico es el azul del párpado pintado por cuarta vez
efervescente desafiante el cabello mojado las uñas sin pintar.
Las odaliscas dibujadas en la frente y acabándose el día
la quietud sabia oblicua de la noche
nunca el sol me ha encontrado vestida
más ahora me encuentra, es mas
desfigurada
con los años como quemaduras de cigarro
con los años como melocotones caídos y expirantes
¿y la muerte de los pies descalzos?
esa está por venir.
Lo que me mantiene dormida es este frescor, único que huele
a otros días
que escupe su infatigable nada en las plantas sucias
con mollitas de pan pegadas.
Y la muerte, esa aún no, aún no para esto
lo único, lo que queda.
Cómo se descubren otras pieles desde esta.
Como quiero detener esta avalancha de cuerpos,
los mismos, solo que cada día
otros.

*


FRESCA COMO UNA ROSA
la mañana atropella el despertador
la mesilla inundada de dulces pastillas
yo torcida y con dolores
jurando al jueves
mi devoción huidiza.
Sacudo las sábanas y
voy a lavarme
el pelo

*


Hay una mujer con un interrogante pegado en el pelo
sostiene en su mano una copa de agua fría
las manos manchadas de pintura acrílica.
Todo lo demás destrozado sólo un momento.
Un segundo terrible
Porque no sabe cantar
porque su cuerpo no es prieto y delicado
se menea fláccido al golpe de las olas
Él la mira en el ascensor.
"Si estarás preñada y todo..."
Las nubes se hacen formas a través de la reja.

*


Teníamos padres, por entonces
Poco nos importaban en la cabaña o haciendo ruido cerca del pozo
Teníamos padres, casi todos
Guapos feos etarras médicos albañiles decoradores
Teníamos un historiador en casa, un cabrón con lengua navaja
Un saboteador de sueños un aventurero un payaso un cínico
Un extraño.
Teníamos padres, por entonces, más o menos delgados, más o
menos sobrios
Elegantemente vestidos, cultos, con fiestas los sábados
Judokas jardineros electricistas vendedores
Humanos grasientos de espera con quinielas emborronadas
en los bolsillos
Con loterías y viajes a ninguna parte
Después se quedan encogidos, son frágiles como ramitas
Se llenan de tumores, se les pierden los vicios se asoman
A la muerte
Desde cerca

*

Dentro de mi galaxia rodeada de vasos de leche
y flamantes automóviles ultra veloces
dentro de mi galaxia de caramelos y vueltas despacio
alrededor del árbol que ofrece sombra y fruta
dentro de mi galaxia con mi perra en la salida hacia cualquier lugar
con niños independientes ya con basura desplazada a otro universo
o que se conjuga en presente para dar el verbo evaporación
(y sin gases)
dentro de mi galaxia con sombreros y sol y desnudos varios
sin grandes hermosuras ni flaquezas
dentro de mi galaxia con papeles de poesía y con humo
de las pipas y con sandalias.
fuera de mi galaxia mentiras y desafíos.
me sueño dentro de ella, me quedo castigada a desconectar
por siempre los teléfonos a cortar los hilos a bailar encogida
en mi galaxia pequeña, leve, única exclusiva
sin llaves para nadie.

*

HAY UNA ESCALERA DENTRO DE MÍ
hay un salto al vacío
y un perro muerto
y un abuelo muerto
y un amigo amarillo
y muerto.

hay un pasillo dentro de mí
un pasillo estrecho y sucio
de paredes desconchadas
y un padre perdido en
su laboratorio
y una madre utilizada
por los ladrones
y una abuela
encerrada con los demás viejos
a la que visten con ropas
desconocidas.

hay una madriguera de ratas
dentro de mí
fracasos, puentes levadizos
y balanzas.
y una mecedora
de niña
ahora rota y reducida
a trozos de nada.

hay un río dentro de mi
sin peces
solo
como un interrogante
sin pregunta
como una mentira
dicha a destiempo

hay veces
que dentro de m
no hay nada
solo puedo pensar en ventanas
cuchillas armas gas
pastillas y hechizos.

solo
quiero
morir.

hay veces

*


Que iba yo saludando almohadas
Quebrándome como un palito fino y comiendo algas
Que iba yo redundando tus labios siempre limpios
Y las camisas floreadas, y las gafas rotas.
Que iba, yo, dejándome el aliento en cada muerto
Amorrada a ataúdes de familiares, soñando en cadáveres
En felinos fantasmas que me cubren de heces
Que iba, yo, a lavar tus pies, a estirar tus brazos
A moler tus dientes y a torcerme en cadenas plateadas.
Que iba yo, hacía los campos
Matando flores, sorbiendo escarcha en las hojas
Pegándome con resina a los troncos
Que iba, yo, como una hiena
Riendo, carroñera.
A ser tu esclava.

*


Reptil de pantano se despierta y fuma.
Después, dirige sus malditos pasos hacia el baño
tal vez susurre a la nínfula gastada
palabras de ánimo
y se duche por respeto.

Reptil de pantano hace oídos sordos y continúa
mordiendo y esquivando las patadas
frenando justo en los momentos terribles
investigando aquí y allí, donde encontrar su suerte.
La nínfula ajada regresa a las sábanas
se pone de perfil
otea un rato la ventana encendida
se decide
se arriesga
Junta las palmas de las manos y dice:
No.


de Taxidermia y Formol

Safrika
Valencia (España
)

Páginas personales:
http://www33.brinkster.com/kaustika

http://www.arkania.org/safrika

|| Información |Contacto |Archivo ||

Copyright © 2003-2006 zonamoebius.com

Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor
Todos los derechos reservados.